Pescantes náuticos

Los pescantes náuticos son unos dispositivos diseñados y utilizados para izar o arriar pesos en el interior de un barco.

Los pescantes náuticos son unos dispositivos diseñados y utilizados para izar o arriar pesos en el interior de un barco. Este dispositivo como se menciono anteriormente va a permitir arriar una serie de pesos en el barco, una vez soldadas todas las trincas en el mar, en un bote sin empleo de energía eléctrica. El simple hecho de levantar una palanca de freno va a posibilitar que el bote sea bajado al agua facilitando el embarque de todos los pasajeros. En la fotografía se podrá observar un pescante náutico de gravedad para el arriado de aquellos botes salvavidas.

Accionamiento de los pescantes náuticos

  1. Primero se van a liberar todas las trincas para así permitir que el conjunto bote-pescante se deslice por el plano inclinado, sacando al bote por fuera de la borda.
  2. Luego se va a arriar el conjunto hasta poner el bote a la altura de la cubierta de abandono.
  3. Se embarca a los pasajeros y tripulantes, luego se liberan las trincas de aconche que son las que obligan al bote a permanecer pegado al casco.
  4. Y finalmente se deja descender al bote hasta el agua.

Para llevar a cabo este proceso debe realizarse liberando un freno mecánico.

Contraindicación de pescantes náuticos

Este dispositivo tiene la contraindicación de que si, por algún motivo, el buque tiene al momento del abandono una escora muy pronunciada (más de 45°), dicho mecanismo puede llegar a fallar. Y para la prevención de esta circunstancia, el Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar (SOLAS) exige que los buques de carga que utilicen este tipo de mecanismos como método de arriado de botes salvavidas deben poseer la capacidad de plazas de abandono exigida a cada banda, esto quiere decir, que un buque con 100 pasajeros y tripulantes deberá tener esa capacidad por cada banda.

Características de los pescantes náuticos

El uso de este dispositivo está muy extendido para izar o arriar las embarcaciones neumáticas auxiliares, debido a que cuenta con unas poleas que van a ejercer una fuerza que será inferior a la que se tenga que emplear para realizar éstas acciones. En las embarcaciones de recreo es muy común visualizar la balsa neumática hinchada sujeta por el pescante, lista para que en el momento que tengamos que utilizarla se pueda hacerlo de forma inmediata con una fácil operación, sin ejercer una fuerza superior.